El otro lado de la cámara


Invitado Foros EsArq: José Hevia, fotógrafo de arquitectura.

Desde siempre, el hecho de representar el mundo real en una abstracción plana ha sido el gran tema de la pintura. A medida que la humanidad iba desarrollando el arte iban apareciendo técnicas nuevas de pintura que mejoraban el concepto de acercarse más a la realidad. Pasamos varias etapas como el dibujo plano –típicamente egipcio-, perspectivas, fugas, relieves, claroscuros para dar profundidad… -medievales y renacentistas- hasta llegar quizá a un punto de inflexión con la invención de la fotografía. Éste nuevo arte de grabar luz en una película plástica ha revolucionado la humanidad de una manera hasta cierto punto, incalculable.

La revolución ha sido tal que actualmente incluso nuestros teléfonos móviles disponen de una cámara -con una calidad más que aceptable- que nos permite captar el mundo real sin necesidad de efectuar ninguna abstracción, cosa que antes con la pintura no sucedía. El mayor peligro de tener ésta tecnología al alcance es que cualquier persona se convierte en fotógrafo improvisado. No obstante, sólo que tengamos un poco de sentido común llegaremos a la conclusión de que ser fotógrafo es algo más que tener una buena cámara de fotos. Son necesarias unas aptitudes -dejando al margen el lado técnico- para poder llegar a transmitir en una sola imagen aquello que nos ha cautivado a realizar la fotografía.

José Hevia introduce como fotógrafo una nueva óptica a la visión del entorno y el espacio que nos rodea. Con ello, logra un post-producto que va más allá de una realidad ya finita o cerrada, y nos transmite una nueva visión transformada y orientada desde su subjetividad e intención.

Ejemplo de algunos de sus trabajos sobre espacios es la serie de fotos “salas de espera”. En ella se muestra la decadencia de un espacio en progresivo desuso pero sin embargo numeroso en los edificios de nuestras ciudades. En ellas se muestra un número de componentes comunes (como puede ser una planta, mobiliario, o iluminación) y el vacío producido por la ausencia de uso en un espacio que parece esforzarse por asemejarse a nuestro hogar.

En otras ocasiones se busca una perspectiva más subjetiva o intencionada, como el caso de la serie “circuitos”, en el que se cubre con un filtro romántico situaciones singulares que suceden en nuestras carreteras o caminos. De esta forma, se enfatiza un nuevo punto de vista sugerente e inadvertido sobre un suceso cotidiano.

Sin embargo, se crea una nueva disyuntiva (o un incremento de la complejidad, según se mire) cuando la obra fotográfica se crea sobre la obra de otro autor.

En el campo que nos ocupa, la fotografía de arquitectura, cabe destacarse además, que debe tenerse una sensibilidad y enfoque especial que hagan más fácil el trabajo de enseñar en una imagen la idea de un arquitecto. Ésta idea que ya ha sido plasmada en hormigón, tendríamos que ser capaces de entenderla y poder representarla en papel -o pixeles-. aunque puede no haberse captado el mensaje del arquitecto -favorecido por la propia abstracción del concepto de la arquitectura- y no conseguirlo. La fotografía no deja de ser un medio de expresión, y por tanto el fotógrafo puede mostrarnos otra cosa que difiera de la idea original del proyectista.  Existen tantos enfoques en fotografía como acercamientos hay al concepto abstracto de la arquitectura.

A lo largo de la historia las bellas artes (poesía, literatura, escultura, pintura y música) han logrado extenderse al gran público gracias a los avances técnicos y científicos haciéndose más cercanas, mientras que la arquitectura ha quedado levemente apartada ya que la representación del espacio que define es tan compleja que no todo el mundo es capaz de entender los documentos gráficos que se requieren.

Sólo en la actualidad, con las emergentes tecnologías de representación tridimensional comienzan a florecer un nutrido abanico de posibilidades para la correcta representación de la arquitectura.

Actualmente la técnica está implantándose en la profesión del arquitecto, recordemos que hasta hace bien poco el quehacer del arquitecto sólo era representado mediante los siguientes –clásicos- elementos:

planta, alzado y sección, maquetas, fotografías, cinematografía, y un largo etcétera …

Aquatic Centre, London 2012, Zaha Hadid

Recientemente, la realidad virtual es el avance que logra solventar –y cada vez más- las carencias del resto de documentos clásicos de representación a la hora de hacer comprensible al gran publico la obra arquitectónica. Ahora los documentos son en movimiento, infinitas visuales, representación realista de los materiales, formas complejas… (Maxwell, Rhinoceros, TopSolid o 3dMax son algunos de los softwares que producen estos documentos)

Ahora bien, con la entrada en escena de la fotografía hemos podido representar –en papel- una obra arquitectónica para hacerla comprensible a simple vista. Y para hacerla aun más comprensible usaremos distintos enfoques que respalden aquello que a nosotros como fotógrafos nos interesa enseñar.

 

ENFOQUES

En cuanto pensamos en fotografías sobre arquitectura para incluirlas en una publicación, enseguida nos asaltan una serie de temas que debemos abordar. Por un lado están los aspectos menos tangibles –virtuales, por así decirlo- de las fotografías, como el modo de color, resoluciones, contrastes…, mientras que por el otro nos asalta la duda de cómo debemos pasar de la realidad al papel. Es la decisión de cuál es el enfoque que debemos escoger para así transmitir aquello que realmente nos interesa comunicar. Aunque somos conscientes que de enfoques hay tantos como maneras de aproximarse a la arquitectura existen, hemos creído interesante comentar tres alternativas dispares.

Éstos tres enfoques corresponden a tres maneras de ver –y seguramente comprender- la obra arquitectónica.

El primer enfoque correspondería a la fotografía semi-artística que nos enseña la obra del arquitecto como un objeto impoluto, inmaculado. Como muestra de esto, las imágenes que enseña El Croquis, fotografías que hacen elegante cualquier obra –aunque ésta no lo sea- y que le otorgan un ambiente enrarecido cual perspectiva de De Chirico. Son fotografías que pese a resultar muy espectaculares –sea por el encuadre o por la obra representada- no son más que la alteración de una realidad arquitectónica que sólo se da en el instante anterior a la entrega del certificado de final de obra.

 


Comparativa DeChirico-Sede ElCroquis

El segundo enfoque a comentar también tiene que ver con la manera de aproximarse a la arquitectura, pero en este caso como elemento físico tangible, lejos de la falsa realidad mostrada por El Croquis. El caso que nos ocupa son las imágenes que aparecen en la revista Detail, acompañadas de detalles arquitectónicos que abstraen aquello que de verdad constituye arquitectura: el detalle constructivo. Éstos dos enfoques muestran dos maneras totalmente diferentes –aunque en el mundo actual una no puede existir sin la otra- de abordar el concepto de proyecto: desde la imagen y desde la construcción –actualmente y por desgracia, para la construcción de esa imagen-. Las fotografías incluidas en éste tipo de publicación son de algún modo más atrayentes –y porqué no, más útiles– para el ejercicio de la arquitectura, ya que muestran de cerca aquello con lo que el arquitecto va a enfrentarse en la vida real, en la obra real.

Y el tercer enfoque al que queremos hacer referencia es al del fotógrafo que tiene un encargo y actúa libremente, filtrando la obra arquitectónica desde un punto de vista personal, mostrando aquellos elementos que le causan una sensación o emoción especial, siendo éstos aquellos que inspiraron al proyectista o tal vez todo lo contrario, descubriendo rincones que no habían sido planeados en un inicio. En el caso de Hevia, podemos apreciar éste primer filtro personal de una manera muy clara, ya que la mayoría de las fotografías están tomadas en escorzo y no muestran como protagonista la obra arquitectónica en sí, sino que la esquina -la unión entre dos planos verticales- es quién toma el testigo del protagonismo en la escena.



Palacio de Congresos, Lluís Mateo

Fotografía de José Hevia

Durante el proceso de la representación arquitectónica, arquitecto, fotógrafo y lector se intercalan y entran en un juego de producción, recepción e interpretación de las ideas e imágenes en el que se intercambian y se cruzan los resultados y las percepciones de la obra afectada. Así pues, podemos distinguir las siguientes situaciones y posibilidades:

 

INTENCIÓN

“Hay millones de artistas que crean; sólo unos cuantos miles son aceptados o, siquiera, discutidos por el espectador; y de ellos, muchos menos todavía llegan a ser consagrados por la posteridad.”

Marcel Duchamp (1887-1968 ) Pintor francés

Igual que el pintor y el escultor, en dos y tres dimensiones respectivamente, intentan transmitir al espectador toda una serie de emociones y pensamientos, el arquitecto con su arquitectura como elemento de transmisión intenta contagiar a todo aquel que se proponga entender la arquitectura.

A diferencia de la pintura y la escultura (sin entrar en corrientes abstractas) solo pueden ser vistas desde una vista frontal, mientras que la arquitectura se mueve en todas las dimensiones, llegando a envolver al propio hombre. Esto le da un abanico de posibilidades imposibles de representar para las demás, ya que una escultura nunca podrá llegar a envolver al hombre, y en el momento en que lo haga, dejará de ser escultura para ser arquitectura.


Centrándonos en la arquitectura, ya hemos dicho que puede ser apreciada desde cualquier punto de vista, podemos pensar que esa característica en la que nos hemos fijado, es el centro alrededor del cual gira el resto de la obra, pero una de las muchas maneras de ver la arquitectura, es verla como la ve su creador.

A este punto de vista del arquitecto le podríamos llamar vista primaria, porque es la que él ha pensado como centro para su obra. Cuando proyecta, un arquitecto siempre termina por tener algunos puntos clave, que son los que definen con mayor sinceridad todo el proyecto: Puede ser algo visto en el exterior, como una estructura remarcada que realza la esbeltez del conjunto, algo que se vea en el interior como una luminosidad que llega hasta el último rincón del espacio o simplemente una suma de aspectos que son exterior-interior.


Estos puntos son los que el arquitecto querrá enseñar, porque él quiere que el resto de gente llegue a entender su proyecto como él lo entiende y como él lo ha diseñado. De tal manera que transmitiendo esos conceptos tendrá mas posibilidades de conseguir su objetivo, que su idea plasmada en hormigón sea comprensible. Cuando alguien se para a estudiar con un mínimo de detenimiento la arquitectura y consigue reconocer estos puntos clave del proyecto, esta entendiendo la arquitectura como la entiende el propio arquitecto y por consiguiente viendo lo que hace singular a ese proyecto.

“No hay que ver todas las casas bajo la idea de casa, sino cada una bajo ese concepto sobre la cual se ha hecho.”

En el trabajo de Hevia podemos la dualidad del concepto de representación, tal y como se muestra en el siguiente par de fotografías, firmadas por él mismo.

 

IES en Tona, RIVERA/LÓPEZ

Fotografía de José Hevia

 

Viviendas en el Priorat, M2 ARQUITECTURA

Fotografía de José Hevia

La primera, un IES en Tona de los arquitectos Rivera/López se hizo por encargo concreto, ya que desde el primer momento los proyectistas imaginaban su obra envuelta y desdibujada por la niebla; mientras que en la otra fotografia, una vivienda en el Priorat de M2 Arquitectura, ya no se aprecia el punto de vista/idea del arquitecto, sino que es una fotografía más personal de Hevia, realzando la esquina de  la vivienda.

 

INTERPRETACIÓN

La primera regla de la fotografía es:

“Tiene que explicarse sola, si tiene que explicarse pierde”.

JOAN ROIG (fotógrafo)

Pero…

¿Debe hacer crítica un fotógrafo de la arquitectura?

Esta pregunta, de respuesta inmediata, no es tan clara.

Para fotografiar un edificio, primero de todo hay que entenderlo, interiorizarlo, vivirlo, pasearlo, perder horas recorriéndolo, ver como le entra la luz a diferentes horas para así buscar cual es la hora idónea para fotografiarlo, y sobretodo, saber escoger cada punto a mostrar.

Todo lo anterior es imposible realizarlo sin antes haber formado una opinión propia del edificio, y por lo tanto adquirido un bagaje suficiente para criticarlo. Crear imagen, es seleccionar unos puntos de vista. Se está así pues personalizando la creación, redescubriendo la arquitectura, con una mirada diferente a la del arquitecto.

“El arte es la filosofía que refleja un pensamiento”

ANTONI TAPIES

Los edificios se pueden transformar en modelos de imágenes abstractas, documentales, o en el trasfondo de una fotografía de moda, todo depende de esa visión del artista y de aquello que desee mostrar. Él es quién tiene el poder sobre el obturador.

“La fotografía es la concretización de ese modo de ver particular, la parte visible de un registro personal que intenta convertirse en instrumento de conocimiento de la realidad.”

JUAN GUERRA (fotógrafo arquitecto)

Ésta sería una definición de como expresar la arquitectura en su naturaleza máxima y para ello, el fotógrafo debería aportar parecidas condiciones a las del arquitecto cuando proyectó la obra, cómo son: luz, entorno, ambiente, materialidad, …

Otros artistas de la fotografía, en cambio, lo que hacen es manipular la situación, distorsionando la realidad y alejándose así de las condiciones del arquitecto

 

HIROSHI SUGIMOTO (fotógrafo) Villa Savoye de Le Corbusier.

La fotografía mostrada de este autor, nos invita a observar la obra de otro modo. Intencionadamente desenfocada, la imagen deshace la relación extremamente racionalizada del arquitecto entre forma y luz, reduciendo el objeto construido a un estatus ambiguo.

¿Es un edificio o una maqueta arquitectónica?

 José Hevia busca en sus composiciones que el mensaje esté entendido, no nos lo distorsiona, puesto que nos aporta un servicio. Es un mensajero entre lo real y lo publicado. En la obra “Catalunya. Guia d’Arquitectura Moderna” nos muestra las obras tal como las encontraríamos si paseáramos por la calle.

Edificio Trade, JA CODERCH

Fotografía de José Hevia

 

OBSERVAR

Cabe destacar entre el mero hecho de mirar arquitectura y observar la arquitectura. La percepción de ésta es muy personal y varía en función de cómo es observada.

ara una correcta observación se hace necesaria, a lo largo del tiempo, una actitud inquieta que nos motive a reflexionar sobre lo que vemos, e ir así educando nuestra propia manera de ver la arquitectura y poder llegar a saber que es lo que realmente nos atrae de esta.

Pero es evidente que la forma de observar la arquitectura “in situ” dista mucho de hacerlo a través de una fotografía. Ésta no deja de ser mas que un filtro que nos direcciona la mirada, y que, a partir de la cual debemos poner en funcionamiento un juego de razonamientos que nos harán entender la arquitectura. Cuando la persona que observa un espacio a través de una fotografía es capaz de tener una idea de cómo es la obra en realidad significa que el fotógrafo ha sabido captar la idea inicial que tuvo el arquitecto a la hora del diseño de los espacios.


Distorsión del espacio, perspectivas de Alexandre Duret-Lutz

Por el contrario también puede ocurrir que el fotógrafo quiera modificar el espacio y darle otras cualidades para poder transmitir una idea propia.

“El espectáculo de lo bello, en cualquier forma que se presente, levanta la mente a nobles aspiraciones”

Gustavo Adolfo Bequer

Pese a todo, parece que la asignatura pendiente del fotógrafo de arquitectura continúan siendo los espacios interiores, donde la complejidad técnica de la fotografía aumenta considerablemente nada más cruzar un umbral.

 

ESPACIOS INTERIORES

Resulta, cómo menos perturbadora la ausencia de imágenes que muestren el interior de los edificios, más aún cuando es, realmente, la parte más importante de la arquitectura, ya que la arquitectura es habitada. Al fin y al cabo, fachada, cubierta, estructura… forman parte de una cáscara envolvente para cubrir un espacio y definir un interior -o semi-interior- que es el verdadero objeto de la arquitectura.

Sentir la arquitectura implica vivirla desde su interior y no vislumbrarla desde una posición externa a modo de espectador. La arquitectura, hay que experimentarla y no contemplarla, usarla y no admirarla, compartirla pero no exponerla. Con los años las mejoras en la técnica en la fotografía han logrado mediante diferentes técnicas representar espacios en un ángulo de 360º; aunque esto no va más allá de una mera representación ya que nunca será nuestra verdadera percepción de la realidad, la cual siempre esta enfocada hacia un marco con un escenario. Así pues, la técnica de la fotografía ha avanzado hasta lograr describir fielmente la arquitectura que no representarla o reinterpretarla de un modo abstracto.

TWA Terminal, Eero Saarinen

El hecho de que un documento arquitectónico carezca de dichas imágenes lo convierte en un mero documento superficial, el cual no le resulta útil al arquitecto para tomar las decisiones o valoraciones adecuadas respecto a la calidad del hecho arquitectónico. No tiene más destino que convertirse en un cúmulo de planos meramente constructivos en los que no se advierte ambiente o atmósfera alguna.

 

Refugio, de Luís Pavón

Nos gustaría concluir –al menos a priori- que lo que el fotógrafo tiene es sus manos un arma tan potente –que incluso tiene mira telescópica- que es capaz de filtrar la realidad y enseñarnos las cosas tal y cómo son o publicar unas fotografías de ensueño –y con un ambiente enrarecido- que pueden llegar a confundir nuestra percepción real en cuanto al hecho arquitectónico se refiere.

 

TURNO DE PREGUNTAS

  1. ¡Hola buenos días!

Más que una pregunta concreta me gustarías que respondieras a una serie de preguntas con respuestas cortas

¿Cámara reflex o digital?

Es indiferente

¿Photoshop?

Una mera herramienta

Claro que el photoshop ha multiplicado las posibilidades, pero yo no lo pondría como algo nuevo honestamente.

El cambio en la fotografía solo ha sido un cambio aparente. Lo esencial de la fotografía es lo verosímil.

La fotografía siempre se ha trucado, En los años 50 se trucaban una bestialidad, incluso Stalin hizo desaparecer colaboradores suyos de las fotos a medida que los iba matando, con toda naturalidad. Se hacía con productos químicos.

 

2. Después de haber visto la guía de arquitectura que has estado realizando, he notado que casi todas las fotografías están realizadas desde un mismo punto de vista que es la esquina.

¿Qué buscas enseñar desde este punto de vista de la arquitectura?

Primero puntualizar que los arquitectos llaman a la guía de arquitectura, guía de autor, pero yo la hice como un ilustrador.

Cuando uno tiene que explicar un edificio que está en esquina, es casi imposible hacerlo bien si no es fotografiando precisamente la esquina.

Por mi parte no hay ninguna voluntad analítica o expresiva: de mi parte estuvo la valoración junto con Mauricio Plana llegando a esta conclusión.

 

3. Cuando hablas sobre las salas de espera entre 2005 y 2008, dices que tus fotografías son un híbrido entre lo que el arquitecto quiere mostrar y lo que tú quieres fotografiar.

Me gustaría saber cómo sabes lo que el arquitecto quiere mostrar y una vez que lo sabes, ¿cómo escoges entre la voluntad del arquitecto y lo que a ti te interesa?

La verdad es que lo que el arquitecto quiere mostrar es muy difícil de acotar. Estamos hablando de distintos puntos de vista de un objeto tridimensional, entonces no se puede hablar de una visual.

¿Cómo consigo leer la arquitectura?

La arquitectura es totalmente legible, no tiene ningún secreto. (…) Hay como una especie de ambiente colectivo en el que uno se desenvuelve de manera natural.

 

4. ¿Qué matices o puntos clave nos podrías indicar de cómo realizar fotografías objetivas y meramente descriptivas  de arquitectura sin añadir ninguna intención personal?

¡Es imposible!

No es porque yo quiera dar mi punto de vista pero no hay manera objetiva de hacer una foto objetiva.

Bueno pero si que nos podrías dar algunos detalles o puntos clave a tomar en cuenta. 

¿Un decálogo de lo que debería ser la imagen de arquitectura por ejemplo?

Sí, simplemente no mirar desde un punto subjetivo sino plenamente descriptivo

Objetivo no pero descriptivo es muy sencillo. De hecho creo que lo más común es encontrar imágenes generales de los edificios lo que pasa es que tendrías que hacer muchas fotos para encontrar una imagen que fuera descriptiva pura y dura.

También la arquitectura tiene mucha semejanza con la representación, quieres explicar algo con una imagen. Por tanto lo que si se puede es reducir el papel de interpretación del fotógrafo

 

5. Yo quería preguntarte sobre el porqué de esta búsqueda de la fotografía muerta, casi sin vida, osea, hemos visto lugares abandonados pero que en realidad si que tienen vida.

Primero porque hemos hablado del fenómeno. El abandono de esos lugares, tiene una características que es la de ser voluntariamente comunes y el hecho de que estén abandonados, es un síntoma de que hay algo que pasa con el espacio público que no funciona.

Por otra parte, naturalmente situaciones hay un montón, ese tono a mi me gustaría enroscarlo con una cierta experiencia de conciencia colectiva respecto al enorme estado de malestar en occidente pese a ser la sociedad más opulenta de toda la historia. Digamos que vivimos en una sociedad de progreso, viajes, posibilidades individuales de las personas, espacios, etc. Y que somos concientes de que es inevitable que sigamos el curso de la historia, sin embargo los graves malestares son enormes, desde el paisaje, desde el territorio, se producen muchos síntomas de aislamiento.

Hay otras esferas de la sociedad contemporánea en la que son síntomas tangibles. Yo me desplazo en ese territorio y por eso quería registrarlas.

 

6. Me ha llamado la atención que en casi ninguna de tus fotografías hay personas. Ni en las fotografías de arquitectura, que son escenarios adecuados a usuarios concretos, y luego tu trabajo personal son escenarios en estado de abandono en los que, obviamente no hay personas. Le das el mismo trato a un escenario que tiene uso que al que no lo tiene.

¿Esto lo haces con intención o es porque al arquitecto no le interesa que haya personas en la fotografía?

¡Claro!

¿Quién es el protagonista?

Como decías, la arquitectura.

Hay personas, lo que pasa es que en mis fotos, voluntariamente no las hay.

En los encargos, muchas veces es el arquitecto quien te pide que no las haya.

La gente joven es la que ha tenido más influencia de la normalización, de la ilustración,  de la arquitectura con personas que es una corriente que se ha desarrollado, sobre todo en el idealismo social de los años 70, donde los grandes planes de urbanización y vivienda social implicaban personas para dar sugerencias de uso y que todos sabemos que fracasó.

Lo que pasa es que hay maneras de introducir personas en las casas; introduciendo muebles, por ejemplo. Dar referencias de uso, muchas veces no implica poner una persona. Las personas están ahí aunque no las veamos.

 

7. ¿Qué ventajas podría tener la fotografía de arquitectura sobre la vivencia personal del espacio arquitectónico?

En primer lugar, te ahorras tener que ir. Es el motivo por el que existen las revistas.

Luego es evidente que como medio de comunicación son una gran ventaja.

Aunque lo mejor que puedes hacer con el edificio es visitarlo, el tono o filtro que utiliza el fotógrafo para interpretar los elementos neutros de la arquitectura son los que hablan a través de una imagen. Difícilmente en una visita se produzcan códigos ordenados para leer las formas de alguna manera.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

BRUNO ZEVI “Saber Ver la arquitectura” Ed. Poseidón

MAURICI PLA “Cataluña. Guía de Arquitectura Moderna 1880-2007″ Ed. Triangle

http://www.macuarium.com/foro/index.php?showtopic=257098

http://www.joanroig.com/inicio.html

http://www.fernandoguerra.com/

http://arkinetia.com/archivo/Fotos_58-_32-Fernando_32-Guerra.aspx

http://www.arqhys.com/contenidos/arquitectura-fotografia.html

 

Grupo ForosEsArq 18:

Adrián Bedoya | Oriol Carrasco | Oriol Casanova | Lorena Duque | Nacho Huguet | Diego Navarro

 

 

 

 

 

 

 

 

1 comentari

Filed under Foros 2007-08

One response to “El otro lado de la cámara

  1. forosesarq

    Correcció grup FE18

    Nacho Huguet Morera, Adrián Bedoya Mey, Oriol Carrasco Carrasco, Oriol Casanova Rodríguez, Diego Navarro Mateu, Lorena Duque González.

    1. Lectura crítica de la informació gestionada

    – Interpretació personal de tota la informació.

    Hauríeu d’haver fet un treball sobre la fotografia de José Hevia i l’heu fet sobre el fet d’observar i representar l’arquitectura. Hauríeu de donar més pes, per tant, a la fotografia de José Hevia.
    És cert que us heu implicat i heu donat abastament la vostra opinió, però hauríeu de vigilar a l’hora de fer certes afirmacions més que dubtoses (per exemple “…mientras que la arquitectura ha quedado aislada frente al problema de la representación”), d’altres en cert punt ridícules (per exemple, la primera frase del post “el hecho de representar el mundo real en una abstracción plana ha sido la gran asignatura -aprobada y con nota- en las bellas artes y en concreto la pintura”) o algunes de directament absurdes (“Ésta idea que ya ha sido plasmada en hormigón tendríamos que ser capaces de representarla en papel -o pixeles”. Un edifici pot estar fer de molts altres materials, no només formigó!).
    Caldria que féssiu un repàs important a tot el text per corregir-ho.

    – Treballar amb hipertexts: texts amb links inclosos que permetin ampliar la informació a través d’altres pàgines.

    Heu introduït molts pocs enllaços (links) malgrat fer referència a diferents arquitectes i fotògrafs i a diversos conceptes que de ben segur heu consultat per internet. Hauríeu de millorar-ho.

    2. Fonts utilitzades (bibliogràfiques i electròniques)

    Citeu un parell de llibres consultats, però no les fonts electròniques. Estaria bé que al final, amb el llistat de la bibliografia, hi hagués també enllaços (links) a pàgines web que hagueu consultat i que permetin ampliar la informació als interessats.

    3. Edició del post

    – Títol del post.
    Títol interessant i suggerent.

    – Tipografia i interlineat.
    L’última part del post té una tipografia més gran que la resta.
    Per altra banda, totes les preguntes estan numerades amb el número 1, en comptes de 1, 2, 3,…
    Corregiu totes dues coses.

    – Selecció d’imatges i format.
    Si tenim en compte que el post és sobre el fotògraf José Hevia, criden l’atenció dues coses:
    a. Hi ha molt text i poques fotografies (malgrat que citeu la frase “la fotografía tiene que explicarse sola, si tiene que explicarse pierde”).
    b. No hi ha cap fotografia de José Hevia (o no ho heu fet constar…)

    – Correcció ortogràfica i gramatical.
    Caldria que féssiu un últim repàs, perquè hi ha algunes faltes d’ortografia i, sobretot, algunes frases que no estan ben redactades i queden sense sentit.

    4. Aportacions posteriors a la conferència

    Les preguntes van estat ben plantejades i són interessants, però no estan ben transcrites del tot.
    Per cert, l’autor de la Guia d’arquitectura moderna de Catalunya és en Maurici Pla (i no pas Mauricio Plana…!).
    Última punt: cal que signeu el post amb els vostres noms i cognoms.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s